Cerrar
AVISO SOBRE USO DE COOKIES
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí
 
Semana Santa de Arcos de la Frontera
Acceso usuarios ACCESO USUARIOS
Usuario:
Contraseña:
 
 
Suscribase - Esté siempre informado en su e-mail de las noticias de la Hdad. del Perdón. 
 
 
Hdad. Stmo. Cristo del Perdón
C/ Cuesta de las Monjas, nº 6
C.P. 11630 - Arcos de la Frontera
Cádiz
Es usted el visitante 1759603
Actualizada a 05/06/2018
   Imprimir contenido   Añadir a favoritos    Disminuir tamaño de la fuente Normalizar tamaño de la fuente Aumentar tamaño de la fuente
  
 
ARCOS DE LA FRONTERA,
entre la realidad y el sueño
 
      Los yacimientos arqueológicos encontrados en la zona permiten constatar el poblamiento continuado del extenso término de Arcos desde la Prehistoria. Hasta el momento, los restos más importantes pertenecen a la época romana, cuando se tiene constancia de la existencia de la llamada colonia Arcensis. Destaca el conjunto de El Santiscal en el que, al margen de diversas sepulturas, se descubrieron mosaicos pertenecientes a una villa o quinta de recreo.
 
      De época visigoda data la construcción de la primera iglesia de Santa María, que debió servir de base a la posterior mezquita, para convertirse de nuevo en templo cristiano luego de la conquista. Bajo la dominación musulmana, Arkosch dependió de la Cora o provincia de Sidonia, llegando a formar un efímero reino independiente de Taifa en el siglo XI. Prolongada durante cinco siglos, la presencia musulmana ha dejado su impronta en la ciudad, como así lo atestiguan las murallas, el castillo o el propio entramado urbano.
 
      El siglo XIII representa un momento de transición, cuando Arcos se encuentra inmerso en la línea de frente cristiano-musulmana, siendo definitivamente conquistado por las tropas castellanas el año 1264. Fue precisamente su carácter fronterizo el que determinó el privilegiado estatuto concedido por los reyes cristianos tanto a su Concejo como a sus nuevos pobladores, circunstancia que explica tanto el extenso de su término municipal, como el título de ciudad, la hidalguía para sus habitantes y la exención del buen número de tributos.
 
VIsta antigua del río Guadalete y la peña
 
      En 1408 la ciudad fue cedida en señorío al condestable Ruy López de Ávalos, pasando luego a Alonso Enríquez, almirante de Castilla, para ser transferida en 1440 a los Ponce de León, señores titulares de Arcos hasta finales del siglo XVIII. Este cambio jurisdiccional puso en peligro la privilegiada situación disfrutada por sus vecinos, que emprendieron una serie de pleitos con los ya duques de Arcos, finalmente resueltos en 1544.   Ya en el siglo XVIII, la contribución de la ciudad a la causa de Felipe V le valdría la concesión, en 1706, de los títulos de Noble y Fidelísima. Méritos que volvería a defender durante la Guerra de la Independencia, aunque en esta ocasión no lograría evitar la onerosa ocupación francesa (1810-1812).
       El XIX sería un siglo de cambio para Arcos fruto de la aplicación del programa político liberal que supondría, por ejemplo, el fin de la jurisdicción señorial. Por otra parte, las tensiones políticas y sociales de la centuria también hallaron eco en la ciudad. De esta manera, se cuenta con la presencia del rey José IPuerta del Castillo medieval del siglo XV Bonaparte (1810), del general Riego cuando el pronunciamiento de 1820, de las tropas del duque de Angulema en 1823, del general Narváez en 1836 en persecución del general carlista Gómez, o de Paúl y Angulo en el Sexenio Revolucionario (1868-1874).
 
      Del mismo modo, la deficiente resolución del problema de la propiedad de la tierra dio lugar a una serie de tensiones sociales de las que Arcos, comunidad eminentemente agrícola y ganadera, no estuvo exenta.
 
      En el siglo XX, la progresiva mejora de las condiciones de vida se vio empañada por la triste experiencia vivida durante la Guerra Civil y los años de la posguerra. En la actualidad, y junto a la tradicional explotación agrícola y ganadera -en la que destaca la cría de caballos y reses bravas-, es de señalar el importante desarrollo del turismo, que cuenta con el precedente de la declaración de Conjunto Monumental Histórico Artístico por decreto de 1962.
 
      Pese al conocimiento de restos que nos indican la presencia de asentamientos humanos durante la Prehistoria y la Antigüedad, será bajo la denominación musulmana cuando Arcos proyecte la configuración urbana que hoy conocemos. Su acomodación al medio, volada sobre la Peña, el trazado de sus calles, empinadas, estrechas y tortuosas, y la nobleza de su caserío, lleno de rincones y continuado mediante arcos, hacen de su paisaje, y por sí mismo, un admirable y singular monumento artístico.
 
      Dividido durante la Edad Moderna en dos barrios, con un desnivel de 100 metros, el Alto se corresponde con la antigua ciudadela medieval, concentrando las edificaciones más notables y separado del Barrio Bajo mediante tramos de murallas y sendas puertas, la de Jerez al Oeste y Matrera al Este. En la parte más elevada se encuentra el Castillo, fechado en el siglo XV y del que se conservan las torres del Homenaje y del Secreto; el Ayuntamiento, al que se traslada la institución en 1634, con artística portada y techo artesonado en el salón de los Escudos; y la Iglesia Parroquial de Santa María de la Asunción, sobre una anterior mezquita y siglo XVI. De estilo gótico flamígero con importantes modificaciones posteriores, renacentistas y barrocas, el templo presenta tres naves y monumental ábside. La torre y fachada lateral, que dan a la plaza, corresponden al siglo XVIII y estilo barroco. Del interior, especialmente rico, destacan las esculturas de sus retablos y series de pinturas, en su mayoría de factura barroca y escuela andaluza, así como las interesantes colecciones de bordados y orfebrería.
      Próxima a la anterior y en uno de los recodos de la antigua judería se encuentra la también Iglesia Parroquial de San Pedro. De una sola nave, bajo artística bóveda labrada, y series de capillas laterales,Iglesia de San Pedro vista desde la torre de la Iglesia de Santa María el edificio es de estilo gótico con reminiscencias renacentistas. Los magníficos retablos, el mayor puede ser el más antiguo de la provincia, se complementan asimismo con imágenes y pinturas barrocas. Igualmente de gran interés artístico son los templos del Convento de la Encarnación, último gótico y renacimiento; del Convento de San Francisco, de originaria estructura ojival y reforma barroca; del Convento de San Agustín, renacentista con altar mayor de estilo barroco e imagen del Nazareno; de la Caridad, final del XVI y resabios coloniales; de San Juan de Dios, también barroco; y de la Misericordia, adjunto al antiguo hospital y originario del siglo XVI.
 
      Cualquier visita a Arcos debe comenzar con un paseo a pie por su casco urbano, declarado Monumento Histórico Artístico en 1962, sin olvidar el impresionante Tajo, escarpe desde sus 100 m de altura domina toda la campiña. Desde allí podremos avistar grajillas, cernícalos primilla y comunes.
 
      Arcos de la Frontera ocupa una posición central en la mitad Norte de la provincia. Geológicamente su parte occidental, las mCallejón de las Monjasás extensa, se incluye dentro de la Depresión del Guadalquivir, en tanto que su parte oriental pertenece a las Cordilleras Subbéticas.
 
      Su paisaje natural está compuesto por tres zonas. En la zona de campiña, al Oeste, los materiales predominantes son areniscas calcáreas y arcillas. Posee además un relieve alomado muy suave cuyas alturas no sobrepasan los 100 m sobre el nivel del mar. En la zona serrana, al Este, abundan las areniscas, margas y calizas, los materiales más antiguos del Mioceno inferior. Su relieve es mucho más accidentado y abrupto, superando los 500 m sobre el nivel del mar. Y finalmente, entre ellas, una zona de transición o intermedia que participa de las características de ambas.
 
      La red hidrográfica de Arcos la integran los ríos Guadalete y Majaceite o Guadalcacín. En el cauce medio del Guadalete se forman los embalses de Bornos y Arcos, que cuentan con un gran valor naturalístico, tanto por la vegetación como por su fauna. los dos han sido catalogados como Parajes Naturales por la Junta de Andalucía.
 
      La zona más oriental de su término municipal se encuentra dentro del Parque Natural de los Alcornocales, cuyas especies más representativas son los alcornoques, encinas, quejigos, y un denso matorral. La fauna está representada, entre otros, por el zorro, ciervo, meloncillo, águila, buitre y petirrojo.
 
      En cuanto a las diversas fiestas que se celebran en la localidad, podemos considerar que la fiesta del Carnaval es la primera celebración del ciclo festivo arcense. De gran importancia es la Semana Santa, una de las más hermosas de Andalucía, que ha sido declarada de interés turístico. Las estrechas y empinadas calles de Arcos se convierten en magnífico escenario para la representación de la Pasión. La semana culmina con la gran fiesta del Domingo de Resurrección, en el que se corre el Toro del Aleluya. A finales de Mayo, se celebra la Velada de María Auxiliadora. En Junio, festividad del Corpus Christi; las calles se recubren de alfombras de romero, para recibir el paso de la célebre Custodia de plata del siglo XVII. El 5 de Agosto, la Velada de Nuestra Señora de las Nieves, Patrona de Arcos. La Feria de San Miguel, Patrón de Arcos, se celebra a finales de Septiembre; es la feria mayor, originariamente una feria de ganado, cuyo mercado se instalaba a las afueras de la población, y el "real" en la calle San Miguel.
 
 
Vista de Arcos desde el embalse sobre el río Guadalete.
 
 
 
Textos obtenidos de
La provincia de Cádiz - Pueblo a Pueblo
Capítulo 27: Arcos de la Frontera 
 
 
Secciones Hermandad EL PERDÓN
 
 
Otras Hermandades y Cofradías LAS DEMÁS H.H. Y C.C.
 
 
Información ¿Hermandad?¿Eso qué es?...

   Una Hermandad o Cofradía es una asociación de fieles católicos que se reúnen en torno a una advocación de Cristo, la Virgen, un Santo, un momento de la pasión o una reliquia con fines piadosos, religiosos o asistenciales.
 
   Existen muchos tipos de hermandades y cofradías, aunque en general se admiten tres tipos:
  • Penitenciales: son las que procesionan en Semana Santa.
  • De gloria: son las que procesionan el resto del año.
  • Sacramentales: son las que tienen como titular al Santísmo Sacramento.
 
Web oficial de la Hermandad del Santísimo Cristo del Perdón - Arcos de la Frontera - Desde el año 2006
Página web optimizada para una resolución de 1024 x 768 píxeles en IExplorer y Mozilla - © 2010